La UCV invistió como doctor honoris causa al cardenal Robert Sarah (Guinea, 1945). En su intervención en el acto, recogido por Paraula, Sarah aseguró que “si a las obras de caridad les falta la fe, entonces ya no hablamos de caridad, sino de filantropía”.

Aludiendo a la parábola del Juicio Final (Mt. 25), Sarah señaló que de ella podría desprenderse “que las obras de caridad que sirven para merecer la vida eterna no requieren el reconocimiento de Cristo en los pobres”. Sin embargo, “los comentarios de los Padres y las enseñanzas de los papas insisten más bien en el hecho de que, para el cristiano, la caridad implica precisamente ese reconocimiento. Así lo ha enseñado el papa Francisco diciendo que estas palabras, para los cristianos, «implican reconocer al mismo Cristo en cada hermano abandonado o excluido». Por tanto, para reconocer a Cristo de esta manera es necesaria la fe”.

Puedes leer completa esta noticia en Paraula

Artículo anteriorLos niños muestran su cariño al Papa
Artículo siguientePescadores