Mariana tenía cita para abortar en la clínica El Bosque de Madrid. A diez minutos del momento se le acercaron dos personas. Hoy tiene un bebé de casi dos meses. De sentir que no había opciones vio que el aborto era la única salida irreversible. Con apoyo y valentía, tuvo a su hijo Pablo Santiago. Hoy considera que es la mejor decisión de su vida y agradece el respaldo recibido.

“En ningún caso me sentí atacada ni obligada ni nada, más bien me sentí tranquila, favorecida, ese apoyo que yo necesitaba. Simplemente se pusieron a hablar conmigo y nunca olvidará cuando me plantearon que era lo que pensaba que necesitaba para seguir adelante con mi embarazo. Yo solo necesitaba esas palabras de aliento y también ese apoyo, igual al de una familia que justo no tenía al haber llegado pocos meses antes de Venezuela por la grave crisis económica”, señala a COPE Mariana de 26 años.

Puedes leer este testimonio completo en COPE

Artículo anteriorRezamos por la Dra. Zandio y su familia #Rezamos contigo
Artículo siguienteJesús y mi familia son el secreto de mi felicidad.