La fundación pontificia internacional ACN ha recibido noticias de un ataque yihadista contra Fantio y Dolbel, dos localidades en el suroeste de Níger. Los supervivientes del ataque, mujeres y niños, huyeron a Burkina Faso.

En una de las localidades, los yihadistas arrojaron la estatua de la Virgen María, libros litúrgicos e instrumentos musicales y los quemaron. Luego profanaron el Santísimo Sacramento esparciendo las hostias sagradas en el suelo y finalmente quemando la iglesia.

ACN ha estado apoyando a la Iglesia Católica en Burkina Faso ayudando a aquellos que han experimentado la violencia islamista a regresar a la vida normal.

Ante la barbarie ocurrida, os invitamos a rezar para desagraviar y por las personas que lo están sufriendo.

Puedes leer esta noticia completa en ACN Colombia

Artículo anteriorNos vamos a la playa
Artículo siguiente«Él sabe lo que tiene que hacer y cuándo»