Hasitha Menaka es uno de los dos primeros seminaristas de Sri Lanka enviados por su obispo para estudiar en las Facultades Eclesiásticas de la Universidad de Navarra, gracias a una beca de CARF.

Tiene 28 años, de madre católica y padre budista, pero fue bautizado y educado en la fe católica.

En una ocasión, en el santuario donde colaboraba en la atención a los peregrinos una madre católica le comentó que sus hijas no estaban bautizadas para que pudieran elegir. “Cuando Dios te da la fe y lo aprecias como lo mejor que puedes darle a un hijo, es un error decir que elija él cuando crezca”, afirma.

Puedes leer este testimonio completo en Omnes

Artículo anterior¿No es éste el carpintero, el hijo de José?
Artículo siguienteRezamos por el Papa, #Rezamos contigo