Renueva tu corazón durante y después de la pandemia, construye y pide un corazón joven, sin límite de edad, dispuesto a amar y servir, atento a las necesidades de los demás.

Meditación dirigida por D. Cristóbal Peña Espina.

 

Artículo anterior«Hamnet». Maggie O’Farrel
Artículo siguienteNadie es profeta en su pueblo