¡Llegó julio! Algunos habrán terminado sus exámenes y estarán ya disfrutando sus vacaciones, otros recién estarán comenzando a prepararlos. Pero todos llegamos a la mitad de este 2021 y de a poco vamos vislumbrando el fin de esta pandemia…

No sé ustedes, pero en este tiempo soy de mirar los propósitos que me había puesto a principio de año y ver qué tal van. Siempre me tomaba un momento durante los primeros días de enero para escribir en mi cuaderno espiritual todos esos sueños, expectativas, deseos que tenía para el nuevo año que comenzaba… y una frase curiosa: “pero que sea lo que Dios quiera”.

Tantas veces rezaba finalizando con esas palabras y no se me daba lo que yo quería que dejé de usarlas. Era una pelea: por un lado, estaban mis sueños y por otro, los sueños que Dios tiene para mí. Y adivinen quién quería que ganara… ¿Por qué no querés lo que yo quiero?

Volvió ahí el yo que tanto busca meterse… Pongo todo en mis manos porque creo que solo depende de mí y le pido a Dios que Él también lo quiera, como una niña pidiéndole a su papá que le compre golosinas después del cole, pero no recibe nada.

¿Qué me decís si te cuento que Papá ya tenía un chocolate gigaaaaante en casa esperándome? Solo había que esperar a llegar.

¿No creemos en un Dios que se encarnó y se hace presente en cada momento? ¿Un Dios que camina la vida con nosotros? Y un Dios que quiere Amarnos TODOS LOS DÍAS. ¿Qué tenemos que hacer? Dejarnos sorprender.

Compartirle nuestros sueños, nuestros anhelos, PEDIR y hacerlo parte de esa oración. Ir a los deseos más profundos del corazón y dejarlos en sus manos porque confiamos en que se encargará perfectamente. Oración que abre a un Otro, no que me cierra en mí misma. ¡Cuándo le dejamos el espacio lo inunda de Amor!

Este mes @claracuevas3 propuso la lectura de un capítulo del libro de los Proverbios cada día y me quedo con la siguiente frase: “un regalo abre paso al que lo da” (18,16). Mirá tu vida, mirá los regalos que recibiste hoy y pedí la gracia de encontrarte con Quien te bendice. ¡Que nuestra vida se vuelva acción de gracias!

@cata.felli

Artículo anteriorConsecuencias de una educación sexual basada en anticonceptivos
Artículo siguienteManifiesto contra la eutanasia