En su calidad de instituciones religiosas dedicadas a la asistencia sanitaria, y comprometidas desde siempre con el cuidado de las personas en el periodo final de su vida, o de aquellas personas con graves discapacidades y limitaciones, religiosos de España e instituciones sanitarias católicas han presentado un manifiesto conjunto con el que se posicionan ante la Ley de la Eutanasia de un modo contundente, y del que se ha hecho eco Omnes.

“Facilitar una acción suicida o una actuación homicida, aunque esta situación sea solicitada y aceptada por el propio interesado, es un error, porque supone un desprecio por la dignidad humana, ya que suprime a la persona a manos de otras personas”.

Desde el respeto a la dignidad humana, los firmantes del Manifiesto exigen no dañar la vida ni la integridad personal, sino promover y cuidar la vida, actuando para aliviar el sufrimiento.

“percibimos una creciente sensibilidad social ante el sufrimiento al final de la vida y queremos expresar públicamente que seguimos comprometiéndonos con la paliación del dolor y el sufrimiento humanos, ofreciendo la aplicación eficaz de unos Cuidados Paliativos de gran calidad que, a la vez, respeten la vida sin provocar la muerte», ha afirmado el doctor Galán, director del departamento de Ética del Hospital San Juan de Dios.

Puedes leer esta noticia completa en Omnes

Artículo anteriorQue sea lo que Dios quiera
Artículo siguienteTestimonio de fe de Guillem Juan