Estuvo hospitalizado en la UCI por COVID, su madre también. A pesar de la gravedad de la situación fue como volver a esa primera vez con el Señor, con su vocación, con el ser sacerdote en mayúscula. Su madre partió al cielo a consecuencia del virus. Este mes de marzo hace un año que comenzó la pandemia y el Padre Jon recuerda todo lo ocurrido con más claridad que nunca.

Artículo anteriorJóvenes se van de misión ¿Y tú?
Artículo siguientePerder para ganar