Angelo pasó muchos años inmerso en el estilo de vida gay, la promiscuidad y las drogas, hasta que dejó todo atrás de la mano de Courage, un ministerio católico internacional que ayuda a las personas con atracción al mismo sexo: “Solo necesitaba a Dios, básicamente”.

Aciprensa ha recogido el testimonio de Angelo. Él explica que a los 18 años empezó a vivir de forma promiscua. “Me vi envuelto en drogas recreativas”. Empezó a sentirse deprimido porque veía que algo no iba bien y pidió ayuda psicológica pero fue su hermano sacerdote el que realmente le ayudó. «Fue el que después de un par de conversaciones me llevó de nuevo a la oración. Él fue el que mencionó Courage».

Asistió a una conferencia de esta organización. “Salir de esa oscuridad comenzó a suceder”, recordó. “Fue una conversión profunda, tuve el don de las lágrimas en esa conferencia”. Así se produjo lo que Angelo llama “un reingreso en la Iglesia Católica”.

Desde entonces, aseguró, “he madurado emocionalmente” y “he crecido”.

Puedes leer este testimonio completo en Aciprensa

Artículo anterior¿Qué son los cuidados paliativos? Entrevista al Dr. Marcos Gómez Sánchez
Artículo siguiente«Nieve en otoño». Irene Némirovsky