martes, octubre 26, 2021
Confinadas por Amor
InicioTESTIMONIOSOrgullo de hermana

Orgullo de hermana

El bullicio es parte de la normalidad en la familia, y creo que por eso todos hablamos un poco gritado 🤭, recuerdo que nos peleábamos por quiénes seríamos cuando jugábamos a la eucaristía. A mí no me gustaba ser la que se sentaba a escuchar solamente, por el hecho de que no quedaba con la raqueta que hacía las veces de guitarra.

El puesto indiscutible era el del sacerdote, ese siempre era el de Jorgito, quizá porque ya era un poco obvio, era el mayor. Lo cierto es que nadie chistaba, todos sabíamos que Jorge llevaría nuestro juego de la misa, se revestía con una sábana y siempre trataba de que fuera lo más blanca posible.

Preparábamos todo, no sin preguntarle cada medio minuto a mamá dónde estaban las cosas: la mesa era algunas veces un tobo ancho al revés, un corral con tapa que teníamos o una cava roja con blanca que hace poco encontramos.

Las sillas, el mantel de la mesa, las flores, el Cristo no podía faltar, todo bien dispuesto. Al final nos encantaba danzar alrededor de esa mesa como en la foto, tal como acostumbramos al final de cada eucaristía del Camino Neocatecumenal.

Más de quince años después, el sábado 3 de octubre, te vimos proclamar con fuerza los nombres de los santos en la Plegaria Eucarística de tu ordenación, ya te habíamos oído decir esto en nuestros juegos de la niñez, pero era primera vez que te oíamos decirlo como un sacerdote de la Iglesia Católica.

Te escribo con lágrimas en mis ojos, hace rato acepté la realidad de que soy llorona. Anhelamos verte pronto Jorgito; para seguir cantando, riendo, peleando y que oficies la misa para nosotros. Te amo.

«Me postré consciente de mi nada, y me levanté sacerdote para siempre» – Santo Cura de Ars.

#priest #holy #niñez #sacerdote #familia #eucaristía

María Ester Pacheco

RELATED ARTICLES
- Advertisment -

LO + ÚLTIMO DE JC