El noviazgo cristiano como camino de fe y de ayuda a los jóvenes a descubrir la belleza del amor y de la entrega.

Meditación guiada por D. Cristóbal Peña Espina

 

Artículo anterior¿Cómo vivo la fe? Testimonio de Lola Sánchez-Dalp
Artículo siguienteEl reto de la eutanasia