Y hablando de los hijos del paraíso, os presentó a Valentina, sobrina de una gran amiga. Es la sexta de una familia maravillosa que espera la llegada de otro bebé. Le han detectado una leucemia que ya han comenzado a tratarle.

Ruegan oraciones, que Valentina forme parte de tu corazón, que reces por ella, para que Dios la cure. Y si no eres persona de rezar, que tengas la confianza de volver a hacerte niño para entrar en el misterio de Jesús y rogarle, aunque sólo sea con un guiño travieso, que Valentina vuelva a jugar y a reír sin el peso de la enfermedad.

https://goprayforme.com/campaign/valentina

Miguel Aranguren

Artículo anteriorTestimonio del P. Tiago, sacerdote portugués ciego
Artículo siguienteLa Familia y sus etapas: una perfecta imperfección