Hace unos días Tamara Falcó compartió, toda orgullosa, en su perfil de Instagram una imagen de la Virgen de la Alegría, una figura de polvo de alabastro de 38 centímetros de alto que le regaló su amiga Clara, autora de la imagen.

A la imagen le acompañaba un «Yo nunca sola estoy». «Mi amiga Clara me la regaló. La tengo en mi cuarto y es la primera imagen que veo cada mañana. La tengo bendecida y creo que me protege», ha afirmado según el diario La Razón.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Tamara Falcó (@tamara_falco)

Puedes leer esta noticia completa en el diario La Razón

 

Artículo anteriorSiete nuevos sacerdotes para la Iglesia
Artículo siguienteMi hermano Daniel