Los orgullosos padres de seis niños, Danny y Leila Abdallah, nunca imaginaron que la última vez que hablarían con tres de sus seis hijos sería cuando les dieron permiso para ir a tomar un helado.

Aciprensa ha recogido su testimonio. Al parecer a un conductor que dio positivo en drogas, y alcohol, se le descontroló el coche y arrolló a los pequeños, de 9, 12 y 13 años, que iban caminando por la acera.

“Lo que vimos estuvo más allá de nuestra comprensión. Cuando los vi, me di cuenta de que tenía que rendirme a Dios”, recordó Danny. “Comencé a orar cuando todos a mi alrededor estaban gritando. Mi respuesta inmediata fue ‘¿Por qué Dios nos haría eso? No, no puede llevarse a nuestros hijos. Él no nos haría eso’

Con extraordinaria visión sobrenatural, a pesar del sufrimiento y dolor, los Abdallah no odiaron al conductor. “Lo siento por él. Rezo por él». “Si Jesús puede perdonarme, entonces, por supuesto, puedo perdonar al conductor. Si murió en la cruz por mí, entonces, por supuesto, puedo orar por ese conductor. Nuestro cristianismo, nuestra fe hizo que lo perdonara”.

Puedes leer este testimonio completo en Aciprensa

Artículo anteriorAmémonos los unos a los otros
Artículo siguienteTestimonio de Fe de Hugo Estrada