El reciente vencedor del Giro de Italia, el colombiano Egan Bernal, ha regalado al papa el maillot rosa y una bicicleta con los colores de la bandera argentina en nombre de «todos los colombianos» y aseguró que esta experiencia ha sido para él «más importante que ganar el Giro y el Tour», ha publicado el diario El Mundo.

Con gran emoción afirmaba: «Creo que he tenido muchas experiencias en mi vida, pero esta es única. Es la más bonita que he tenido en mi vida».

Católico, de familia católica, explica que estaba muy nervioso cuando iba a ver al Papa, pero éste se lo puso muy fácil por su cercanía. «Esto es mil veces más estresante porque no sabía qué le iba a decir. Tenía unas palabras preparadas, pero estaba muy nervioso, aunque una vez que empezamos a hablar ya fue más fácil». El Papa bromeó con él y fue un momento muy distendido.

Puedes leer este artículo completo en El Mundo

Artículo anteriorTestimonio de Pablo Iturmendi en la enfermedad
Artículo siguienteEn junio, el Papa ora por los matrimonios