Esta mañana poníamos en twitter este tuit: la diferencia entre un psicólogo y un sacerdote es que aunque los dos escuchen, uno solo perdona. Perdonen mis amigos psicólogos por esta afirmación porque, además, pienso que hoy es un trabajo muy necesario.

Un tuitero, al leer nuestro tuit, ha cuestionado nuestra afirmación con esta pregunta: ¿Y la diferencia entre un psicólogo y un cura que perdona sin creer en Dios?

El problema de Twitter es que los famosos 140 caracteres no permiten dar un curso de teología, pero a este amigo nuestro habría que decirle que en esos momentos, aunque el sacerdote haya perdido la Fe, representa a Dios. Es más, un sacerdote secularizado en peligro de muerte puede confesar.

El poder de la Misericordia es inmensa y el amor de Dios infinito.

 

Artículo anterior«Reina de Teresita»
Artículo siguienteRezamos por jfolch #Rezamoscontigo