El Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida ha emitido un Decreto General con fuerza de ley que regula la duración y el número de mandatos de gobierno (con un máximo de 10 años consecutivos) en las asociaciones internacionales de fieles, tanto privadas como públicas, y la necesaria representatividad de los miembros en el proceso de elección del órgano de gobierno internacional, ha informado Vatican News.

Se pretende que haya «una sana rotación» en los cargos de gobierno, de modo que la autoridad se ejerza como un auténtico servicio.

La Nota señala que «no pocas veces, la falta de límites a los mandatos de gobierno fomenta, en los llamados a gobernar, formas de apropiación del carisma, de personalismo, de centralización de funciones, así como expresiones de autorreferencia, que fácilmente conducen a graves violaciones de la dignidad y la libertad personal e, incluso, verdaderos abusos.

Puedes leer el artículo completo en Vatican News

Artículo anteriorLa mayoría de los americanos cree que el aborto es moralmente inaceptable
Artículo siguiente«Confianza ciega». John Katzenbach