Nunca se ha blasfemado tanto como ahora que tanto respeto se pide para tantas cosas. Ayudemos con nuestro ejemplo a respetar el nombre de Dios haciendo un buen uso de la palabra hostia. Bendito sea su santo nombre.

Cristóbal Peña Espina

 

Artículo anteriorDe huérfano de niño a futuro sacerdote
Artículo siguienteDios habla con pequeños detalles, y Julián nos invita a pensar en ellos