Inicio CATEQUESIS Qué seca es la vida sin Ti

Qué seca es la vida sin Ti

0
Qué seca es la vida sin Ti

Queridos compañeros, lectores; amigos todos. Como siempre que os escribo os mando un fuerte abrazo y deseo que estéis todos bien.

Finalizó mayo, mes de la Virgen María y comienza Junio; mes dedicado al Sagrado Corazón de Jesús. Quería en este mes con razón de mi articulo mensual, reflexionar justamente esto. El corazón de Jesús se simboliza siempre con un fuego, el fuego ardiendo del Espíritu Santo que hace arder a todos los corazones con su amor.

Este fuego no es un fuego que quema, es un fuego que arde. El concepto es diferente; no provoca dolor ni malestar, si no que provoca un deseo ferviente e incontrolable de amor a Dios, al prójimo y unas ganas infinitas de hacer cosas por los demás.

La vida sin ese fuego, se convierte en un páramo yermo; en un desierto, en algo seco y vacío. Sin el amor que sale de Jesús no puede vivirse. Cuestión es que su amor sea incondicional y ame a todos los hombres, independientemente de si estos en su libertad eligen amarlo o rechazarlo.

Me gustaría y ojalá pudiera saber si todos los que leéis esto habéis sentido alguna vez esa sensación, de ver arder el espíritu. Esa sensación que trae calma, que trae serenidad, esperanza ante las dificultades y a la vez ganas de hacer cosas por este mundo que pide a gritos el fuego del Espíritu. Creo sinceramente que es la mejor sensación del mundo entero.

De igual modo de parte de la Escritura se puede comprobar esta misma idea. El propio Jesús estaba ardiendo en deseos de ser bautizado en agua y por el Espíritu Santo.

Pues queridos amigos mi deseo para este mes es que el Sagrado Corazón de Jesús inunde vuestras vidas, si estáis en época de sequedad no os preocupéis, todo vuelve; seguid dedicando tiempo a Dios; pues a Él lo que le importa es que le recordemos, y 2 segundos de dedicación sincera aunque sea en sequedad, vale un universo a sus ojos. Sin más, recibid un abrazo y mucho ánimo.

Carlos G.M.