En una ocasión, un sacerdote experimentado, me dijo: hoy en día muy pocos sacerdotes se quieren dedicar a los jóvenes porque es una pastoral muy costosa y que tiene poco rendimiento.

Puede que esta afirmación sea verdad y los datos de seminarista y conventos y monasterios en España reflejan esa posible tendencia.

Buscar una solución no es fácil y, de verdad, si la tuviéramos seriamos contratados por cualquier Conferencia Episcopal, pero lo que podemos afirmar es que si no se cuida la pastoral juvenil y universitaria en la diócesis, parroquias o movimientos, la Iglesia se puede ver abocada a vivir, en un espacio de tiempo corto, un duro invierno.

Una posible solución es ver si esta pastoral es verdadera prioridad en las diócesis. Es decir preguntarnos, si los mejores recursos: personales y económicos, se destinan a esta pastoral.

Un ejemplo nos puede servir.

Dentro de unos días muchos Obispos tendrán que plantearse si van a remodelar algo sus diócesis y verán, con el mejor criterio posible, donde pueden optimizar sus recursos sacerdotales: ¿Será para ellos una prioridad la pastoral juvenil o será tapar un agujero? Hoy ¿Que es más importante: celebrar un funeral o dar una charla a 15 universitarios?

El futuro de la Iglesia se construye en el presente y de las decisiones que tomemos hoy, viviremos mañana.

Robert Tyrrel

Artículo anterior¿Cómo saber si tengo una dependencia emocional?
Artículo siguienteNumerario de Barrio: «En el siglo XXI no podemos andar con secretos»