Inicio CAMBIAR EL MUNDO Un solo Cuerpo y un solo Espíritu

Un solo Cuerpo y un solo Espíritu

0
Un solo Cuerpo y un solo Espíritu

¡Hola a todos! Vuelvo a aparecer por acá luego de algunos meses desde Argentina.

Este año comenzó con una pregunta fuerte: ¿en dónde querés que te siga, Jesús? ¿Cuál debería ser mi apostolado? Lo puse en oración muchas veces y siempre terminaba con la misma certeza. Por Cristo, con Él y en Él. En Jesús, ese es el lugar.

Pero no les voy a decir que lo entendía. No, creo que hasta hace algunos días seguía buscando un espacio concreto.

En estas semanas de confinamiento estricto, toque de queda, suspensión de celebraciones litúrgicas y sobre todo de mucha incertidumbre, me encontré con rostros diferentes, rostros que escondían enfermedades, crisis, internaciones y muertes. Cada uno atravesándome…

¿Cómo podía ser que algo tan lejano a mí me interpelara tanto?

Y fue así como me abriste tu Corazón y conocí tus Palabras (Prov 1:23) ¡Esto significa ser Iglesia! Es ser Cuerpo de Cristo, ser Comunión, ese es el lugar de cada uno. En todo el cuerpo repercute el dolor de cabeza, no podemos permanecer indiferentes. Todos por todos. Ese es el amor compasivo de Dios que une y reúne, que sabe que no podemos ser solos.

Pero, ¿cómo somos un solo Cuerpo y un solo Espíritu? Entrando en el misterio más grande de Amor: la Eucaristía. Es Tu Vida entregada por nosotros que nos hace Iglesia, que nos hace familia.

Por eso en este mes del Sagrado Corazón te invito a dejarte encontrar por este Amor en mayúscula que se abaja y humilla, que se alegra, pero que también sufre con vos y te anima a hacer lo mismo con los demás.

Sagrado Corazón enséñame tu modo de amar, que podamos todos también ser uno.

@cata.felli