Branislav Borovský (Braño) es eslovaco, tiene 32 años, y fue ordenado diácono en noviembre pasado, y recientemente presbítero en Roma.

La historia de su familia es impresionante. Ha salido publicada en diferentes medios.

Artículo anteriorPáter Ugalde, tu cura en la red
Artículo siguienteBoris Johnson se ha casado por la Iglesia Católica