El primer ministro británico se ha casado el 29 mayo en la Catedral de Westminster con  Carrie Symonds, tal y como publica la Vanguardia.

La prensa local señala que Symonds es católica practicante, mientras que Johnson, que dejó el catolicismo de su madre cuando era joven para convertirse al anglicanismo, está bautizado como católico y ahora comulga en esta fe.

Él está divorciado de dos mujeres pero esos matrimonios no fueron católicos y, por tanto, ante la Iglesia Católica no son válidos.

A la boda sólo asistieron 30 personas y se tomaron las medidas que exigen las actuales circunstancias de pandemia.

Puedes leer el artículo completo en La Vanguardia.

Artículo anteriorPerseguido por su fe: Branislav Borovsky
Artículo siguienteEl Señor mismo se ocupará – Diosidencias – HAM