Publica ABC hoy que el Partido Socialista (PSOE) ha presentado en el Congreso de los Diputados una proposición de ley con la que pretende que los miembros de las asociaciones provida, que se sitúen en los alrededores de las clínicas autorizadas para realizar interrupciones voluntarias del embarazo (IVE), puedan ser condenados a penas de cárcel.

No es ninguna novedad que algunas personas provida se sitúan en las inmediaciones de clínicas abortivas para hablar y disuadir a las mujeres que acuden allí para abortar la vida que llevan en su interior.

Al parecer estas clínicas se han quejado reiteradas veces porque les quitan clientes y el gobierno ha sucumbido a sus peticiones.

¿Cómo es posible que en un país civilizado, desarrollado… sea delito hablar con una persona para explicarle que matar una vida no es la solución y que ellos le pueden ayudar? ¿Intentar salvar una vida te puede llevar a la cárcel? ¿PERO EN QUÉ PAÍS VIVIMOS?

 

Artículo anteriorConsejos para evitar un fracaso
Artículo siguiente«La solidaridad desde la realidad de cada uno»