Esposa y madre de dos hijos, tiene más de veinte mil seguidores en Instagram. Ange Provost, además es conocida, no sólo por sus fotos, sino por no ocultar su fe.

Religión en Libertad, al recoger su testimonio, nos explica su trayectoria. Tras dos licenciaturas, una en literatura y otra en edición, obtuvo un máster en literatura moderna y algunos pequeños trabajos en los círculos literarios parisinos. No es hasta 2018 cuando la fotografía entra en su vida: con apenas veinticuatro años.

«Cuando empecé, compartía mi vida privada más que mi trabajo: obviamente, si Dios forma parte de nuestra vida cotidiana, también encontró su lugar en la plataforma: fue así porque nuestras vidas, desde siempre, se articulan en torno a Él«.

Los insultos y las amenazas no le impiden continuar en su tarea porque « la única opinión que cuenta es la de Cristo».

Y cuando se le pregunta cuál es su mayor sueño, responde con franqueza: «La santidad».

Puedes leer este testimonio completo en Religión en Libertad

Artículo anteriorMaría Esther, una madre agarrada al manto de la Virgen
Artículo siguienteHomosexual abraza la fe católica y decide vivir en castidad