Este es el testimonio de un joven colombiano a la llegada de Madre Ven a la Universidad de Navarra donde cursa sus estudios.

«Yo sé que los jóvenes de hoy tienen mucho potencial, sólo hace falta decidirse a seguir a Cristo»

Artículo anteriorLos verdaderos problemas de los jóvenes
Artículo siguienteUna idea equivocada de la castidad