David es un economista padre de familia, con la que pasa algunos fines de semana en Cabezamesada (Toledo), el pueblo de la familia de  su mujer.

 

Decidió que podía a provechar mejor el tiempo los fines de semana y, sin tener ni idea de construcción, se le ocurrió levantar una ermita a la Virgen, a base de tutoriales de YouTube.

“Se me ocurrió que podría dedicar mi esfuerzo a algo más útil, grande y mejor que mi propia satisfacción, por eso dediqué mi pequeña meta a la Virgen, que tanto nos cuida a mí y a mi familia”.

Ya lo ha inaugurado con una Romería familiar.

Puedes ampliar esta bonita historia en Aleteia

Artículo anterior«Se llenaron todos del Espíritu Santo»
Artículo siguienteMuere un niño 14 años mientras celebraba la liga del Atleti #Rezamos contigo