«¡No sé qué hacer!», cuántas veces me ha venido ese pensamiento a la cabeza. Y cuántas me ha venido acompañado de un sentimiento de angustia… Tomar una decisión no siempre es fácil, y la juventud es el momento de elegir. Pero, ¿cómo hacerlo? En ocasiones no resulta cómodo enfrentarse a una reflexión pertinente o, incluso, puedo inclinarme por ser impulsivo para ahorrar a mi corazón ese mal rato. Sin embargo, vale la pena hacer un stop. Pararme y valorar qué condiciones entran en juego, y cuáles son las consecuencias de cada una de las posibles decisiones.

Hoy, nos acompaña Daniel Clemente para conversar sobre el poder de decisión. Y como «decidir en cristiano se dice discernir», hablamos también del legado de algunos santos que nos han regalado sus claves a la hora de hacerlo. ¿Qué dijo San Agustín? ¿Cuál era su ordo amoris? ¿Cuál fue el secreto de San Ignacio de Loyola, de cuya conversión se cumplen 500 años? ¿Dónde puso su confianza San Juan Pablo II durante toda su vida? Estas y otras respuestas hoy, compartiendo Tres Minutos Contigo.

Artículo anteriorMari Paz Artolazábal: «la paz interior que sientes al perdonar es un tesoro»
Artículo siguienteRomperme para dejarme hacer