Alfa y Omega entrevista a Mari Paz Artolazábal, viuda de periodista José Luis López de Lacalle, asesinado por ETA en el 2000.

Ella explica que ha recibido la fe de sus padres, que en casa se rezaba todos los días el Rosario. Nunca ha culpado a Dios de lo que ocurrió: «Él nos ha dado libertad a todos. Yo nunca me rebelé. Eso sí, me costó rezar completo el padrenuestro, sobre todo el momento del perdón».

Hoy ya lo reza entero porque ha perdonado. Reconoce que la ayuda le ha venido de arriba: «Lo tengo clarísimo. Dios es amor, y no somos nosotros los que vamos a Él, es Él el que viene hacia nosotros. ¿Quién nos conoce mejor que Él? Nadie».

«Siempre me acuerdo de Jesús de Nazaret, que iba perdonando, sanando y amando y que, cuando estaba en la cruz, murió perdonando. Si quiero ser seguidora de Jesús, no puedo hacer otra cosa que lo que hizo Él. Aunque soy consciente de que hacerlo a veces no es fácil».

Afirma que perdonar es posible y necesario, que la paz interior que sientes es un tesoro.

Merece la pena que leas en Alfa y Omega la entrevista completa

Artículo anteriorHa fallecido el profesor Herranz referente mundial en bioética
Artículo siguiente¡No sé qué hacer!