Religión en Libertad nos ofrece el testimonio de Tomás Rico y Loreto Sales, un joven matrimonio de Valencia, con apenas 32 años de edad cada uno y con cinco hijos. Forman parte del Camino Neocatecumenal y hace ya cinco años, Tomás dejó su trabajo en la Universidad Católica de Valencia, que están en Misión en un pueblo en las afueras de Amsterdam.

Allí evangelizan con su presencia, con su ser familia y evidentemente anunciando la Buena Nueva. Hemos intentado vivir una vida coherente tal y como la hemos experimentado en el Camino. Eso no quita que seamos muy débiles y que no pensásemos que igual estábamos locos por dar ese paso tan pronto.

“Dios no te abandona” y nunca han experimentado que les haya “faltado de nada de lo esencial”. Es más, Tomás recalca que “Dios no te manda a una vida de kamikaze sin estar contigo”.

“El primer gesto de amor es aprender la lengua. Nadie aprende holandés. A los extranjeros nos hablan en inglés pero cuando les contestas en su lengua se muestran muy agradecidos. En realidad nuestra misión es muy sencilla: vivir. Nada más. Vivir la dinámica del amor. Estar abiertos a quien nos lo pide, con las puertas abiertas, y hacerles ver que el amor existe».

Puedes leer el testimonio de completo, de generosidad, de esta familia en Religión en Libertad.

Artículo anterior«Madre Ven» pasa por la Universidad de Navarra
Artículo siguienteLo que Dios quiera, cuando Dios quiera y como Dios quiera – Diosidencias – HAM