Juan Abel García Castaño es sacerdote de la Diócesis de Málaga. Este año celebra el 25 aniversario de su ordenación sacerdotal.

Ante dicha celebración ha manifestado que lo que siente, ante todo, es «gratitud por el don recibido, que me ha mantenido en los tiempos de persecución».

«Estoy contento de ser sacerdote en el tiempo presente» con la responsabilidad que conlleva ser vicario parroquial.

Su vocación se la debe a su familia y a los sacerdotes con los que se inició en el Seminario.

«Yo quiero ser Sacerdote para la Vida eterna, por eso Renacer es para mí Actualizar la Configuración con Jesucristo que recibí en la Ordenación sacerdotal».

Puedes leer la entrevista completa en Diócesis de Málaga

Artículo anterior¿Merece la pena casarse por la Iglesia?
Artículo siguienteRezamos por Lasamaritana #Rezamoscontigo