Susana probó de todo en busca de la felicidad: hizo meditación, yoga, alcanzó el nivel 3 de Reiki… hasta que fue a un retiro de Emaús. Allí, asegura, encontró la paz y la felicidad que siempre estuvo buscando.

Éste es su testimonio a través de un nuevo capítulo de Contagiosos de Infinito + 1

Artículo anteriorNo te angusties por el tiempo – Diosidencias – HAM
Artículo siguienteCómo descubrir la propia vocación