Creo que nunca he sido realmente consciente de estas palabras. Cada vez me cuesta más creer en el Amor, en que Dios sabe lo que hace y siempre sale victorioso. Tengo tantos problemas, tantos sufrimientos, hay tantas injusticias… Y, la verdad, el coronavirus tampoco ayuda.

Sin embargo, aunque hay muchas cosas en contra… Aunque aparentemente está todo perdido… Aunque el Amor brilla por su ausencia… Tengo la certeza de que «el Amor vence siempre». ¿Por qué?

Porque esta Pascua me lo ha demostrado: Dios también PARECÍA impotente, Dios también PARECÍA derrotado, Dios también PARECÍA un corderito degollado, la Verdad PARECÍA haberse vuelto mentira, el Camino PARECÍA haberse acabado, la Vida PARECÍA haber llegado a su fin, el odio PARECÍA haber vencido al Amor.

Pero estas APARIENCIAS, estos IMPOSIBLES, Dios los transformó en VERDADES, en POSIBLES, en VICTORIAS DEL AMOR. Porque el mayor desastre de la humanidad, la muerte, fue vencida por Aquel que PARECÍA vencido.

Ante todo esto, si me cojo a Dios… ¿qué temeré? Ahora bien, tengo claro que no me quitará el sufrimiento, porque hará algo aún más maravilloso: transformarlo en bendición. Así, podré ser Vida en medio de la muerte. Así, la muerte se transformará en el medio que me lleve a la Vida Eterna.

Una chiflada por Cristo

@unoschiflados_

Artículo anteriorLas Monjas Clarisas Capuchinas de Murcia nos abren sus puertas
Artículo siguienteLa Fe se aviva en la tribulación