El padre Miguel Segura, LC nos enseña cómo vivió en un terremoto y la PRIMERA VEZ que pudo dar a alguien la primera comunión…

Impresionante

Artículo anteriorAmor verdadero
Artículo siguienteDar y darse para hacer extraordinario lo ordinario