Estaba viendo ayer El Hormiguero cuando nos sorprendieron con un vídeo, una historia real, del amor para siempre y sin barreras.

Os confieso que me cayeron lagrimones como puños. Míralo y me cuentas.

Artículo anteriorPierde su derecho al trono de Inglaterra por ser católica
Artículo siguienteLa gran aventura del P. Miguel Segura, LC en un terremoto