Marta era una gran fumadora y para su salud era muy importante dejarlo, pero sus intentos fracasaban. Hasta que vino por primera vez a Torreciudad, quedó hondamente impactada por la experiencia y le pidió a la Virgen que le ayudara a quitarse el hábito.

En este testimonio explica el resultado y da algunos consejos a los que no han estado nunca en el santuario.

Artículo anteriorSanti Rodríguez apoya el próximo proyecto de Cotelo
Artículo siguienteEl examen del amor