La oración del humilde traspasa las nubes (Si 35,12)

El verano de 2017, el último que Cristina pasó en casa, asistió a una cena a favor del Seminario de nuestra diócesis. En esta foto podemos verla con su papá y con su tío el padre Ignacio, rector del seminario en esta cena. Yo no pude asistir y cuando llegó a casa me dijo: “Mami, he visto a mi tío preocupado porque no llegan vocaciones y solo hay cinco seminaristas y este año se ordenan dos de ellos. Si siguen las cosas como están, pueden cerrar el seminario. Y estoy pensando que voy a orar cada día y le voy a pedir al Señor que se llene de nuevas vocaciones.”

Cristina comenzó a orar por esta intención. A los dos meses y medio fue cuando enfermó y ella siguió orando por las nuevas vocaciones y estando Cristina ya en el hospital comenzaron a llegar jóvenes y se llenó el Seminario de Asidonia-Jerez, de tal manera que se ha tenido que procurar otro edificio con mayor capacidad. Dios escuchó a Cristina que comenzó a interceder por este favor aún estando en este mundo y le concedió la gracia que le pidió. EL SEMINARIO SE LLENÓ🙏

En el funeral de nuestra preciosa Cristina fue llevada sobre los hombros de estos seminaristas hasta la Puertecita del Cielo.

Gracias Señor por Cristina, por concederle tan precioso favor y por cada seminarista que se está preparando para ser un sacerdote santo en este bendecido Seminario, y gracias por todos los jóvenes que han de llegar. 🙏🦌

Publicado en la cuenta de instagram de Cris Gaztelu, por su madre

Artículo anterior¡¡Gracias, Mamá!! Gracias, Madre mía!!
Artículo siguienteMadre