El Papa Francisco aprobó una ley anticorrupción que prohíbe las inversiones en Novartis, el laboratorio que produce la píldora del día después.

Una de las cosas que ha hecho el Santo Padre desde su llegada al Vaticano ha sido promulgar una ley anticorrupción, en la que se prohíbe a los miembros con poder de decisión en la Iglesia a invertir en paraíso fiscales y en activos que fueran contrarios a la doctrina católica.

El Papa tomó la decisión de promulgar esta norma anticorrupción cuando descubrió a través de la televisión italiana informara de inversión del Vaticano en la multinacional farmacéutica.

Puedes leer esta noticia completa en Perfil

Artículo anteriorMadre
Artículo siguienteTeresa perdió a su esposo por COVID