El sueño de unos locos se hizo realidad. Hace unos meses unos cuantos aventureros de María tuvieron el sueño de que María volviera a España desde su casa de Efeso, como hizo hace casi 2000 años.

Lo han conseguido. Hoy ha vuelto a aterrizar en el Pilar.

Ha sido fruto de mucha oración y constancia: valentía y paciencia.

Quiero dar las gracias por dejarme participar en un primer momento y deseo que la Peregrinación de Zaragoza a Santiago remueva muchos corazones. Espero, así se lo pido, que María vuelva a conquistar esta tierra tan suya, tan de María.

 

Artículo anterior«Es Cristo el que consagra y se vale de nosotros, sacerdotes»
Artículo siguiente«Innovando para los demás»