Nos acaba de escribir un sacerdote de la India pidiendo oraciones.

Estos son los datos de ayer, nos dice:

Contagios diarios: 350.000
Muertes diarias: 2.700
Vacunación: 120 millones (1ª dosis); 22 millones (2ª dosis).

El año pasado el gobierno puso muchas restricciones y se contuvo la primera ola. Pero hace unos pocos meses volvimos a una normalidad (aunque en Delhi las universidades y colegios seguían cerrados, y todo era online). Quizás la gente se confió demasiado y con el transporte funcionando al 100%, el virus se extendió rápidamente. Se están poniendo medidas, pero hemos llegado un poco tarde. Ahora mismo hay llevamos más de una semana de confinamiento en gran parte de la India. Pero los resultados sólo los veremos en unos días. En Delhi, la ciudad que más está siendo golpeada en esta segunda ola, están los hospitales desbordados. Hay escasez de oxígeno, de medicamentos (especialmente de Remdesivir) y de camas en hospitales. Y como no se llega a atender a todos, pues se sufre y muchos pierden la vida. Aquí todo mayor de 45 años se puede vacunar desde hace un mes, pero incluso los que han recibido la 1ª vacuna se están infectando muchísimo. Ha sido una lástima que, siendo un país que produce la vacuna, hemos exportado más vacunas en vez de distribuir un poco más entre la población. ahora importamos vacunas, pues a partir de mayo se quiere vacunar a todo el que lo pida. Pero a ver si hay recursos y personal médico suficiente para administrar las vacunas sin dejar de atender a tantas personas que sufren por el virus.

Lo peor aqui es que cuando una persona se infecta, contagia al resto de la familia (aquí suelen vivir en una casa pequeña la familia extensa: los padres, con los hijos, con los abuelos, y en muchos casos con los tíos y sobrinos. Por eso el contagio también es rápido, y por desgracia contagia a las personas mayores o más débiles.

Ante lo negativo, también hay noticias positivas. El personal sanitario está dando el 100% de sus capacidades. Hay mucha gente solidaria, muchos voluntarios que están ayudando. Hay historias de todo tipo…

Lo que más agradece la gente es la oración por ellos. Los católicos se movilizan para hacer cadenas de oraciones y apoyarse mutuamente. Así que pedimos a todos en el mundo entero que nos ayuden especialmente con su oración, que nos hace falta… Dicen que el pico llegará a mediados de mayo, y hasta entonces habrá muchos que seguirán sufriendo. Intentemos apoyarles.

Artículo anterior¿Qué experimenté al visitar Medjugorje?
Artículo siguiente¿Bendecir uniones de personas del mismo sexo?