En pleno confinamiento durante la pandemia del coronavirus, varios sacerdotes de la Diócesis de Pamplona y Tudela grabaron este vídeo compartiendo el motivo por el que decidieron dedicar su vida a Dios y al Evangelio.

 

 

 

Artículo anteriorSin límites y sin medida
Artículo siguiente¿Qué experimenté al visitar Medjugorje?