La italiana Nadia de Munari, misionera laica y voluntaria en Perú desde hace casi 30 años, ha sido brutalmente asesinada en la localidad donde dirigía seis guarderías o jardines infantiles y una escuela primaria, donde en total se servía a unos 500 niños.

Como publica Aciprensa, la noticia ha causado gran dolor y pesar en la comunidad de Nuevo Chimbote, donde servía a cientos de niños pobres.

Nadia formaba parte de la Operación Mato Grosso que proporcionaba “alimentación gratuita a menores y madres de escasos recursos, y realiza permanente labor social en favor de los más necesitados de la zona, por ello no se entiende el salvaje ataque sufrido por la misionera italiana, muy querida en nuestra ciudad”.

Puedes leer esta noticia completa en Aciprensa

Artículo anteriorLas dimensiones de la sexualidad humana
Artículo siguienteJuan Manuel Cotelo habla de la FAMILIA