«Todo sacerdote es un milagro y así lo es Rafael, que asume este reto en un territorio muy necesitado de vocaciones», ha expresado el obispo de Vitoria durante la ordenación de Rafael Sánchez a sus 32 años, celebrada en la Catedral.

El Correo, que recoge esta noticia, recuerda que en la homilía el obispo se ha dirigido al ordenando con estas palabras: «desde niño soñaste con ser sacerdote y, tras muchas pruebas y zancadillas, has encaminado tu corazón hacia este momento tan importante para ti y para todos nosotros, confiado siempre en el plan del Señor».

Así mismo, dijo que la Iglesia necesita «pastores diligentes para abandonar ese estado de mantenimiento y salir con valentía al encuentro de todos, sin excepción»

Puedes leer esta noticia completa en El Correo

Artículo anteriorAmparo Portilla – Una cita en el Cielo
Artículo siguienteLas dimensiones de la sexualidad humana