Amparo Portilla Crespo, una española de nuestra época, madre de once hijos, podría ser la primera mujer casada que llega a los altares en la diócesis de Madrid, rompiendo con una larga tradición de ocho siglos, desde Santa María de la Cabeza, esposa de san Isidro Labrador.

Esta biografía de Amparo recoge docenas de emotivos testimonios de amigos y parientes que atestiguan sus virtudes heroicas, salpicadas de anécdotas muy humanas. Muchas horas de video amateur y de 8 mm. han servido de base para ilustrar esta apasionante narración.

Los padres de familia de hoy pueden sacar de la vida de Amparo, fallecida en 1996, ejemplos de cómo llevar la educación cristiana de los hijos, la relación conyugal, o de cómo aplicar el evangelio a la vida ordinaria y al ajetreo del hogar. El Cardenal de Madrid ha abierto su proceso de canonización, que está en fase avanzada en Roma.

Un documental de Goya Producciones.

 

Artículo anteriorJuntos ante la adversidad
Artículo siguienteDesde niño soñaba con ser sacerdote