El auténtico perdón resulta más valioso que la más preciosa de las piedras. ¿Por qué? Esto se debe al verdadero significado del perdón. De él, vamos a hablar con Daniel Clemente, quien está apunto de terminar los estudios teológicos. ¿Qué sucede si alguien guarda rencor en su interior? El sentimiento de odio puede llegar a apoderarse de ese corazón, hasta el punto de que no haya remedio. Sin embargo, hay algo que funciona como una vacuna contra el resquemor: perdonar.

En cuanto a las personas que han cometido una falta, ya sea más leve o más grave… ya sea contra un amigo, contra un enemigo o contra Dios… solo hay una auténtica solución: el perdón. Por eso es tan maravillosa la Confesión. Y por eso aún nos sorprende el Evangelio cuando escuchamos al Señor decir: «¡Ánimo, hijo!, tus pecados te son perdonados» (Mt 9, 2b). La Iglesia propone este tiempo de Pascua como una gran oportunidad para la Reconciliación… ¿A qué esperas?

Artículo anteriorUn nuevo sacerdote para la Diócesis de Mondoñedo-Ferrol
Artículo siguiente«No tengas miedo, ten fe». Testimonio de Marina Mora