Inicio CATEQUESIS Ámense como hermanos

Ámense como hermanos

0
Ámense como hermanos

En fin, vivan todos unidos, compartan las preocupaciones de los demás, ámense como hermanos, sean misericordiosos y humildes. 9 No devuelvan mal por mal, ni injuria por injuria: al contrario, retribuyan con bendiciones, porque ustedes mismos están llamados a heredar una bendición.”

San Pedro de nuevo, es el autor de este fragmento que corresponde a su primera carta. El Mensaje que contiene es breve pero lleno de contenido. Es además claro el exhorto que pide: Vivir como hermanos.

Es importante a día de hoy llevar a la práctica lo que dice el primer papa, que reproduce en buena manera el mensaje principal del Señor Jesús: El amor.

El amor es clave en el cristianismo, es el centro de nuestra fe. Somos amados por Dios infinitamente y nada puede quitarnos de ello. Por esta razón Jesús era directo y claro: amaos como yo os amé. El amor incluye todo, desde las buenas palabras hasta perdonar las ofensas más graves. En ocasiones es difícil pero, ¿Quién dijo que amar era sencillo? Nadie. Pero es grato, gratificante, y llena; mucho.

El amor es un concepto muy amplio, imposible de definir en unas líneas. Incluye también la misericordia y la humildad como dice san Pedro. Amar y no perdonar es incompatible, no puede decir alguien que ama a su hermano si le ofende y no puede perdonarlo. Como decía anteriormente quizá no sea algo sencillo, somos humanos y las cosas nos duelen, pero siempre hay que empezar por alguna parte, y creedme que se consigue.

En los tiempos que corren hoy día donde aparte de la persecución hay marginación, odio, rencor, crimen… debemos responder con amor. No devolver mal por mal, si no poner la otra mejilla y seguir amando, con todo el corazón. Y por supuesto sabiendo que no estamos solos en ello. Dios que es Padre amoroso sabe de nuestra debilidad y nos ayuda a amar a nuestros hermanos. Para que todos cumplamos tal propósito contamos con la mejor ayuda posible. Pues ojalá amigos podamos poner mucho amor de nuestra parte para mejorar cada día más este mundo que por momentos se aleja de Dios.

Carlos García Moreno.