El que dice que está en la luz  y no ama a su hermano, está todavía en las tinieblas.

El que ama a su hermano  permanece en la luz  y nada lo hace tropezar. Pero el que no ama a su hermano,  está en las tinieblas y camina en ellas, sin saber a dónde va,

La Primera Carta de San Juan siempre me pareció muy bonita. Es un escrito de amor en toda regla -en verdad como toda la Escritura- pero en ella puede apreciarse un poco más si cabe.

El Señor Jesús no vino a juzgar ni a condenar, si no a salvar. No vino a abolir la Ley si no a completarla, y la Ley se completa con el amor. El Señor Jesús no es un Dios de reglas, no es un Dios de preceptos, es un Dios de amor. Evidentemente debemos cumplir con los mandamientos pero el más importante es el Amor.

Y me diréis, ¿Amor a qué, Carlos?. Pues amor a todo. A Dios en primer lugar, y en el mismo plano al prójimo, y también a uno mismo. Hoy día se predica mucho el amor a uno mismo, pero a mi entender está mal concebido. Uno debe amarse a sí mismo por supuesto pero, en muchas ocasiones ha llegado al egoísmo. ¿Cuántas veces no nos hemos mojado por el prójimo aludiendo el amor propio? ¿Cuántas veces no hemos ido más allá de lo suficiente aludiendo el amor propio?.

El amor al hermano no solo es Palabra del Señor, es algo vital en nuestras vidas. Es esencial que luchemos por hacer el bien a otras personas, por no dañarles, por quererles, por protegerles, por hacerles en definitiva, felices. El Amor a Dios se manifiesta en el amor al prójimo. Es algo recíproco y bueno.

Nuestra vida debe ser en sí misma un acto de amor. Ayudar al que lo necesita, dar comida al que tiene hambre, consuelo al que sufre, un buen consejo al que tenemos al lado, una palabra de ánimo a un amigo que atraviesa una dificultad. Todos estos ejemplos son gestos de amor, únicos y agradables a Dios, que amando Él con locura, su principal deseo es que nos amemos todos los unos a los otros, con mucha intensidad.

Carlos García Moreno.

Artículo anteriorAMAR, pero esta vez en serio. Testimonio de Julia Ybarra
Artículo siguientePastor protestante abraza la Fe Católica fascinado por la Eucaristía