El equipo de Regnum Christi Sevilla organizó el pasado fin de semana ‘Yiós Weekend’, un fin de semana para aprender de las catequesis de San Juan Pablo II sobre amor y sexualidad. En el Colegio Highlands más de 40 jóvenes pudieron reflexionar y dialogar sobre los aspectos más profundos del ser humano con conferencias, testimonios y momentos para compartir.

AMAR, pero ahora en serio. Yiós Weekend.

Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá” (MT, 7:7). Así de consentidos nos tiene nuestro Padre, así de fácil nos pone todo, Él solo necesita tu mano para coger tu brazo, y cuando quieres darte cuenta… ya estás pringado del todo.

Sinceramente, para mí este fin de semana de Teología del Cuerpo (Yios weekend) en el Colegio Highlands en Sevilla ha sido una respuesta a algo que no sabía que estaba buscando. Ha sido una respuesta a algo que pedía sin saber que lo estaba pidiendo y una apertura a un AMOR que desconocía.

AMOR. Y sí, AMOR en mayúsculas, porque nunca me habían hablado de este AMOR, nunca me habían explicado tan claro y con un simple WO, el amor con el que Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo me ha creado.

Me encanta observar con qué intenciones y necesidades entras en los sitios y como sales de ellos, y yo puedo decir que entré con mediocridad y salgo con verdad. Mediocridad porque me apunté con una idea más superficial, para conocer un poco más el tema de la castidad y la sexualidad.

Como es normal, con la edad que tengo (23 años), son los temas que tiran y que una necesita conocer y saber cuál es el camino que Dios propone para llegar a Él. Entras con miles de dudas, con pequeñas ideas, prejuicios, de “esto sí pero en verdad no”, de “esto un poco más”, bueno mejor “un poco menos”, haciendo balanzas, baremos…

Sales entendiendo que esto no va ni de reglas, ni obligaciones, ni puntuaciones, sino que el único camino, alternativa y medida que Dios nos da es el AMOR, pero AMOR en mayúsculas, eh. Y como nos decía San Agustín “Ama y haz lo que quieras” porque mientras estés amando de verdad, no puedes hacer nada malo; en pocas palabras: la medida sin medida del amor.

Al final, haciendo un resumen muy rápido lo que viene a decirte esta Teología del Cuerpo es de dónde vienes, a dónde vas y a lo que estás llamado para ser feliz, y a las tres cosas se les puede responder con la misma palabra, AMOR. Vengo del Amor más grande del mundo, voy a dar el Amor que gratis he recibido, y solo así, amando hasta que duela, amando como yo he sido amada primero es como plenamente voy a ser feliz.

Me quedo con el REGALAZO de haber compartido esta experiencia con jóvenes valientes, que van a contracorriente; que no se quedan en el sofá, que dan testimonio de que DIOS es mucho más que cualquier ruido que haga nuestra sociedad; de jóvenes que apuestan por este AMOR; jóvenes de sed infinita; jóvenes en búsqueda de la verdad y entregados…

Y cuando empiezas a encontrar esto, cuando sales de tu mediocridad tan limitada y conoces este océano de verdad, nunca, nunca querrás volver atrás, porque a San Juan Pablo II el AMOR se lo explicó todo, y yo puedo decir que a mí el AMOR me lo está explicando todo. Quiero seguir trabajando por y para ello, porque al final nos pasamos una vida entera esforzándonos para ser la mejor psicóloga, el mejor médico, la mejor abogada o el mejor ingeniero, con las mejores universidades, todos los másteres que podamos y prácticas que nos dejan casi sin vida, pero… ¿y al AMOR? A la decisión MÁS IMPORTANTE de nuestras vidas ¿Cuánto tiempo estamos dispuestos a dedicarle? yo ya he entendido que ALL IN con este camino de AMOR y ¿tú? ¿A qué esperas?

Julia Ybarra Domínguez, vocación de vida: AMAR, pero esta vez en serio.

Artículo anterior¿El pecado de la Iglesia ha sido unir sexo y pecado?
Artículo siguienteEl que dice que está en la luz  y no ama a su hermano, está todavía en las tinieblas