Jesús nos abraza cuando pedimos perdón, aprendamos de su misericordia a perdonar y pedir perdón. Sanemos nuestros corazones en las fuentes de la misericordia.

Meditación de D. Cristóbal Peña Espina

 

Artículo anteriorVicente Jiménez: «Perdonar: La llave de la libertad»
Artículo siguienteRezamos por la «seño» Teté