Juan nos dice que todo lo que escribe para que nuestra alegría sea completa. Todo lo que él ha visto, oído y palpado y nos lo escribe para que entremos en comunión él.

Señor, lléname de Espíritu Santo, hazme entrar en esa comunión de amor.

 

Artículo anteriorFallece un vicario del Opus Dei en Méjico
Artículo siguienteLa vida misma